Las Inspecciones Fiscales (II)

Las inspecciones fiscales (II)

¿Cómo responder correctamente? ¿Cómo minimizar riesgos y evitar sanciones?

Como ya comentábamos en nuestro anterior post, aquí no vamos a dar ningún truco para defraudar o engañar a Hacienda.

Lo que debemos intentar es que cada empresa logre minimizar el impacto fiscal, y trabajar para lograr la deseada optimización fiscal y que, cuando llegue una de las “temidas” notificaciones de Hacienda, sepamos cómo afrontarla y evitemos todos aquellos errores, que por desconocimiento o falta de tiempo, a veces se convierten en sanciones.

Empecemos por el decálogo de buenas prácticas contables que nos evitan errores fiscales:

1. Las facturas emitidas deben tener una numeración correlativa durante todo el ejercicio fiscal.

2. No debemos emitir facturas a 0.

3. Las facturas de compra de activos deben quedar correctamente reflejadas en las casillas correspondientes del modelo 303.

4. No debemos desgravarnos el IVA de aquellos gastos de los que no dispongamos la factura (normal o simplificada).

5. Al contabilizar los gastos por desplazamientos es importante poder identificar su relación con nuestros clientes o nuestra actividad comercial.

6. Debemos comprobar si nuestros clientes están inscritos en ROI (registro de operadores intracomunitarios) de su país para aplicar correctamente el IVA en cada caso.

7. Las facturas de venta de mercancía y los albaranes de salida de dicha mercancía deben estar claramente relacionados.

8. En el caso de importaciones deberá registrarse el documento de aduanas correspondiente a los bienes importados, es decir, el DUA.

9. Mantener una correcta valoración de las existencias en cada periodo, teniendo en cuenta por ejemplo los obsoletos, productos semi acabados y realizando el apunte contable de variación de existencias correspondiente.

10. Y algo muy importante (y cada vez más), gestionar la contabilidad de nuestra empresa de manera actualizada y mantenerla lo más al día posible.

Al recibir cualquier requerimiento de información debemos responder siempre en plazo y aportar la máxima documentación posible, ordenada y bien identificada, de manera que podamos justificar cualquier duda o diferencia detectada por la Administración.

Pero aquí no acaban los consejos. Otras buenas prácticas que debemos aplicar en nuestro día a día y que minimizan los riesgos de tener alguna sanción son:

Obtener el NIF intracomunitario cuanto antes para evitar problemas con la información y liquidación de gastos realizados en países comunitarios.

Presentar en plazo y forma toda la documentación pública obligatoria: libros de actas y socios, libros contables y Cuentas Anuales.

Evitar mantener en nuestra contabilidad activos improductivos.

Evitar mantener en nuestra contabilidad saldos de clientes incobrables.

Mantener siempre actualizado el cash flow de nuestra tesorería para evitar tensiones o planificar futuras inversiones. Igualmente debemos poder prever el pago de nuestros impuestos con la mayor antelación posible.

 

En definitiva, puede que crea que hacer las cosas bien no le va a ayudar a vender un euro más, pero lo que es seguro, es que hacer las cosas mal supondrá más costes, más sanciones y pérdida de eficacia en su negocio.

Gestionar correctamente la contabilidad y la fiscalidad de su empresa no tiene por qué ser algo costoso, se trata de encontrar el servicio que le permita disponer de la máxima información y control, le ofrezca la máxima garantía de que siempre se aplicará la opción más beneficiosa para sus necesidades.

En METAGEST ofrecemos el servicio de externalización contable y fiscal a través de un sistema automatizado de gestión vía online y un equipo de especialistas siempre disponible.