RECUPERA TU DINERO

Cuando preparamos un Business Plan casi nunca pensamos en que vamos a tener facturas impagadas y clientes morosos.

Aunque es cierto que en algunos modelos de negocio la morosidad puede resultar inmaterial (especialmente aquellos que cobran por adelantado y a través de plataformas de pago TPV, paypal, stripe o similares), también lo es que en muchos otros puede llegar a ser un problema que ponga en riesgo la viabilidad de la propia empresa.

¿La morosidad se puede evitar?

Deberíamos prever el hecho de que puede existir y poner todos los recursos a nuestro alcance para evitarla.

Solicitar un porcentaje del cobro por avanzado o utilizar seguros de crédito son buenos mecanismos para minimizar ese riesgo.

Aunque lo más importante es documentar siempre correctamente la venta para evitar problemas posteriores.

Disponer de unos términos y condiciones correctos en la web, generar el contrato de venta adecuado y emitir la factura con todos los datos necesarios son procesos básicos que toda empresa debería tener implantados cuanto antes.

¿Y si ya tengo impagados?

Sin dudarlo, debemos reclamar esas cantidades cuanto antes.

La legalidad nos ofrece la posibilidad de interponer los llamados Procesos monitorios para reclamar esos impagos y es importante conocerlos y saber que son el método más eficiente para recuperar nuestras deudas.

¿Qué es un proceso monitorio?

La Ley de Enjuiciamiento Civil, en sus artículos 812 a 818 del 07 de enero de 2000, prevé la posibilidad de reclamar el pago de deudas dinerarias a través del proceso monitorio, siempre y cuando se cumplan los requisitos legalmente previstos para este tipo de procedimiento.

El proceso monitorio, es un procedimiento rápido y sencillo que nace para combatir los problemas de impagados que se producen en un elevado porcentaje de transacciones comerciales.

Resulta especialmente útil para los pequeños y medianos empresarios, así como para todos los profesionales que necesitan disponer de un mecanismo rápido para el cobro de sus deudas.

Una ventaja añadida de este tipo de procedimiento, es que la petición inicial que se dirige al Juzgado, no requiere de la intervención de abogado ni procurador en deudas inferiores a los 2000€.

En España, el proceso monitorio es documental, es decir, se deben aportar documentos que prueben la deuda; En cambio, el proceso monitorio europeo no es documental, ya que basta con que el demandante afirme que la deuda existe.

¿Qué se debe tener en cuenta para iniciar este tipo de procedimiento?

Para iniciar un proceso monitorio basta con los siguientes requisitos:

a. La deuda debe ser líquida, vencida, determinada y exigible.

b. Debe existir un documento probatorio previo, que justifique la deuda.

Una vez iniciado el proceso ¿Cuánto se tarda en tener respuesta del deudor?

Presentada la petición inicial, junto con los documentos establecidos para este tipo de procedimiento, el Juzgado, si estima que se cumplen los requisitos legales, acordará requerir de pago a la persona deudora para que, en el plazo de veinte días, pague o alegue, por escrito, las razones por las que, a su entender, no debe, en todo o en parte, la cantidad reclamada.

¿Y qué sucede cumplido el plazo de 20 días?

  1. Si el deudor abona la deuda: debiendo acreditarse dicho pago ante el juzgado, se procede al archivo de las actuaciones.
  2. Si el deudor no paga ni se opone por escrito: El secretario judicial dicta decreto dando por terminado el proceso y el acreedor puede instar el despacho de ejecución, bastando para ello la mera solicitud y sin ser necesarios los 20 días de espera previstos en el artículo 548 de la Ley de Enjuiciamiento Civil
  3. Si el deudor se opone por escrito: el monitorio se transforma en proceso declarativo​ que corresponda según la cuantía:  a) Si el importe de la deuda es inferior a 6.000 € el secretario judicial, por decreto, da por terminado el monitorio y acuerda seguir la tramitación por juicio verbal, convocando a las partes a la vista.  b) Si es superior a 6.000 € el acreedor tiene un mes de plazo para presentar demanda de juicio ordinario. Si no lo hace, se dará fin a las actuaciones y deberá afrontar las costas ocasionadas a la persona deudora (abogado, procurador, etc).

 

En METAGEST disponemos de un equipo con amplia experiencia en este tipo de procesos, te ayudamos a identificar qué casos cumplen con los requisitos para presentar un proceso monitorio y te presentamos todas las solicitudes sin generarte trabajo extra.

 

** En deudas de 2000€ o más se deberá contar con la asistencia de abogado y procurador.